Posted inBlog / brand story / Sin categoría

Los nadadores no toman ColaCao

La marca ColaCao, ha desvelado recientemente la nueva canción del ColaCao basada en una canción que ya tiene 75 años. Los que me conozcan saben que he sido un impulsor del branding sonoro desde hace muchos años y creo firmemente en el poder de la música para construir marca. 

La canción del ColaCao lleva presente en mi vida desde que tengo uso de razón.

Manu Guix ha adaptado la melodía (en la que cambia la instrumentación y ritmo fundamentalment y la letra.

Según el músico y los representantes de la empresa, la nueva canción de ColaCao trata de potenciar valores de apoyo al deporte y busca llevarla al siglo XXI, hablando de temas como la igualdad de género o la inclusión, además de resaltar otras señas identitarias del producto, como sus ingredientes naturales”.

La interpretación corre a cargo del coro infantil de Xamfrà, un centro de la Fundació l’ARC Música que hace uso de la música y las artes escénicas para la inclusión y la cohesión social.

La nueva letra dice:

“Hay cosas que nunca cambian

que siempre serán igual

con leche cada mañana

y con cacao natural.

No hay nada que mole tanto

y nada sabe mejor

prepáralo como quieras

como el tuyo no hay dos.

Es el ColaCao, desayuno y merienda

Es el ColaCao, tómate un grumito de felicidad, ColaCao.

Lo toman futbolistas y nadadoras

grandes artistas y super campeonas.

Después de una carrera, cada cual a su manera,

prepárate un buen tazón de grumitos y de ilusión

Es el ColaCao, desayuno y merienda

Es el ColaCao, tómate un grumito de felicidad, ColaCao”

Ya critiqué en su día en El periódico de la publicidad el abandono de la seña más característica del ColaCao. Comunicar su naturalidad y sus grumos. Ver cómo se hunden las islas de ColaCao en la leche es estupendo. Esa imperfección que tiene su gracia. Se nace de ColaCao o de Nesquik. Igual que para la tortilla se nace “concebollista” o “sincebollista”. 

El tiempo me ha dado la razón y volvemos al orgullo de los grumitos, y ahora son grumitos de felicidad.

Lo que me parece bastante malo, y por eso han llovido críticas a la marca en Twitter es potenciar la “igualdad de género” en base a la desigualdad y del absurdo lenguaje inclusivo. No hay ni un cantante masculino en el coro. “Lo toman grandes artistas (¿irán incluídos los “artistos”?) y super campeonas”. ¡Hala, Nadal, tómate un Nesquik!  Lo toman futbolistas (¿los “futbolistos” lo tomarán?) y nadadoras…

ColaCao se deja llevar por lo que toca, en vez de mostrar un poco personalidad y hacer las cosas sin pasarse de frenada.  

En el video, se ve al director haciendo gestos que no coinciden con lo que le toca cantar al coro, pero queda muy propia la imagen de academia de show talent televisivo. Parece que la cosa tuviese la dificultad de la polifonía renacentista. Pero no, es una canción homofónica y facilona. Queda igual de antinatural que el video del himno de la décima champions del Real Madrid con Sergio Ramos a la cabeza.

Ya no tenemos negrito del África tropical. Eso puede parecer lógico. Menos mal que no hemos llegado a suplir la vocal del género con una x como ha hecho hace poco un bloguerillo del branding. Porque cantar la palabra “campeonxs” no es fácil, que si no se lo habrían planteado.

Esta vez la Real Academia está aguantando a la marea del pensamiento único. Aunque no siempre estoy de acuerdo con la Academia. Lo de eliminar la tilde de “truhan” “fio” (sí, han leído bien) y otras lindezas lo dejo para un nuevo post.