Insightful Thinking

“Expertos en estrategia, branding y experiencia de cliente que viven cada proyecto poniendo el alma en cada detalle, mejorando los resultados de negocio de los clientes”

 

¿Qué es SOULMAN?

Soulman Insightful Thinking es la empresa que ofrece la mejor combinación para dar rigor racional y expresión emocional a las marcas. Somos OTRO tipo de consultores, porque unimos la experiencia y el conocimiento con ALTAS DOSIS de imaginación y creatividad.

Conseguimos que nuestros clientes mejoren sus resultados de negocio a través de nuestro “Insightful Thinking”. Creamos una nueva experiencia para sus clientes. Mejoramos su imagen, sus procesos y sus resultados. “Insightful Thinking” es mirar lo que todos miran, y ver lo que ellos no ven.

SOULMAN nació para aprovechar el amplio conocimiento y las metodologías que hemos adquirido a lo largo de nuestra larga trayectoria profesional en las multinacionales más prestigiosas y ponerlos al servicio de los clientes en un momento en que éstos son muy selectivos al elegir sus colaboradores. SOULMAN no es solo branding. Somos capaces de ofrecer a nuestros clientes la creación de plataformas para el crecimiento futuro a través de la innovación y de la mejora en su relación con sus audiencias a través de cualquier canal. Nuestro brandline “Insightful Thinking” indica la capacidad de entender en profundidad los problemas para aportar ideas imaginativas y brillantes. Ideas que son aplicables de inmediato y que impactan positivamente en el negocio de nuestros clientes.

 

¿Por qué este nombre?

SOULMAN no es un nombre de marca personalista, SOULMAN es una forma de ver las cosas. En los años 60 y 70, en los Estados Unidos era el momento de la lucha de los negros por los derechos civiles. Los negros luchaban por ser reconocidos como ciudadanos de pleno derecho. Los negros reclamaban tener “Soul”. En 1967, Isaac Hayes y David Porter compusieron la canción SOULMAN que convirtió en un éxito el dúo Sam and Dave con Atlantic Records. En dicha canción “I’m a Soulman” es un grito de orgullo. Este espíritu nos inspira. El orgullo de ser tan buenos o mejores que aquellos que están integrados en el sistema de las grandes empresas multinacionales. El orgullo de “tener Soul”. El orgullo que comparten los clientes que se atreven a salirse de lo establecido. Por eso, cuando trabajamos para ellos, nos gusta pensar: “I’M A SOULMAN”.