Mutua Madrileña, mucha cal y algo de arena

Hace ya algunos años bajo el título “marca bonita, logo feo” le dedicaba en El Periódico de la Publicidad una columna a Mercadona, como ejemplo de marca muy bien cuidada pero con un diseño muy flojo. Por aquel entonces, los productos de su marca blanca tenían un diseño tan flojo como los de la “iniciativa Dharma” que comían los habitantes de la isla en la serie “Lost” (Perdidos).

 

A la Mutua Madrileña  también le dediqué alguna reflexión en su momento, pero aprovechando un anuncio que he visto hace no mucho de sus fondos de inversión querría retomar el asunto.

 

Mutua Madrileña (de la que soy cliente) era una empresa de seguros (una mutua) bastante anticuada. Era lenta y aburrida, sus empleados tenían un tinte rancio y funcionarial, daba mucha pereza ir allí… Pero ya hace mucho tiempo cambió y me sorprendió. Pusieron un sistema informático rapidísimo y toda la operativa con ellos pasó a ser otra historia.

logo_mutuamadrilena

A diferencia de otras empresas que cambian de imagen (en realidad cambian de logo, y a veces incluso de nombre) y siguen siendo igual, Mutua Madrileña cambió a mejor, y bastante después decidió cambiar de imagen. Pasó de un logo bastante feo (que ahora incluso tiene si gracia vintage) a otro que en mi opinión es muy , pero que muy flojo.

Marca bonita, logo feo. Pero es que además desaprovechó la gran oportunidad de capitalizar el nombre “La Mutua” de forma expresa y clara en su imagen. A eso se llama “antonomasia”. Al igual que La Caixa de pensiones de Barcelona era La Caixa por antonomasia, Mutua Madrileña podría ser La Mutua por antonomasia.

 

Sólo en publicidad han utilizado ese recurso con el eslogan “soy de la mutua”. Y eso es bueno, sólo digo que debería haberse hecho patente en su imagen, independientemente de la calidad del diseño.

soy-de-la-mutua-madrilena

Sin embargo lo que verdaderamente ha hecho estupendamente “La Mutua” en materia de branding es expresar su gran diferencia. Al la mutua no “se le compran servicios”. A la mutua “se pertenece”. Es como “ser del Atleti”. Porque la esencia de una mutua, los beneficios van a los mutualistas.

 

No es descubrir la pólvora pero había que decirlo. Y lo mismo ocurre con el anuncio de sus fondos. Quizá faltaba explicarlo un poco mejor, pero no es tener el dinero “en un banco” sino “con La Mutua”. Porque una entidad con unas finanzas en tan buen estado, invierte su dinero CONTIGO, y asume tus mismos riesgos. Intereses alineados garantizan una gestión muy profesional, ¿verdad?

 

Muy bien trabajada la esencia de la marca, y la experiencia de cliente, sólo falta la guinda del pastel, un diseño y estilo gráfico a la altura de “La Mutua”.

×

Comments are closed.