Afflelou, el “franchute” que cae bien


A nosotros los españoles, en general los franceses nos caen mal. Ojo, hablo “en general”, a título individual todos tenemos amigos franceses y son estupendos (Perrine, ¡comenzando por ti)! Lo que ocurre es que nos debe dar rabia que sus vinos, que no son mejores que los nuestros, y sus quesos, que tampoco lo sonse exporten y tengan el glamour que nosotros no hemos sabido darles. En esto del branding también nos llevan ventaja.

Algunos de los franceses que nos caen bien son Guillermo I, como dice un buen amigo, por haberles zurrado a los ingleses en Hastings, o Zinedine Zidane por hacer arte con un balón. Pero hoy quiero rendir un pequeño homenaje a Alain Afflelou.

La primera vez que supe de su existencia fue cuando ví unos anuncios en los que comunicaba una promoción (“Tchin-Tchin” de Afflelou) en la que te daban las segundas gafas gratis. Me llamó la atención el uso de la “t” en el “Tchin-Tchin”, lo inconexo del nombre con el contenido de la promoción y sobre todo que saliese él en persona, como hacía Manuel Luque en su “busque, compare y si encuentra algo mejor, ¡cómprelo!”. Sin embargo me gustaba lo directo y diferente del mensaje, posteriormente me gustó el valiente color elegido para la señalización de sus ópticas y el estilo de sus mensajes.

Es una marca personalista, pero el personaje genera simpatía. Su última apuesta ha sido retirar sus anuncios de Canal + por sus ataques contra los deportistas españoles.Afflelou ha querido manifestar su desacuerdo con esa “falta de sensibilidad”. Ignoro si ha sido una maniobra de marketing, pero como el Sr. Afflelou yo también creo en la presunción de inocencia. Cuando uno actúa de acuerdo a sus principios, los resultados llegan solos. Campofrío lo hizo retirando los anuncios de la Noria y otros le siguieron.

Cuando uno hace las cosas bien, da igual de donde venga.Olé para Afflelou.

×

Comments are closed.